Hoy es de estos días en los que me siento triste porque una persona a la que aprecio y admiro, Juan, ha tomado la dura y difícil decisión de cerrar su negocio. Después de casi 100 años siendo parte vital en la vida de Monzón, mañana sábado 30 de julio, cuando eche el cierre de Ferretería Nadal, será el definitivo.

 

juan buena 4

 

Así que con este post quiero homenajear a Juan y a toda la familia Nadal por su enorme esfuerzo y dedicación a lo largo de tantos años prestando un servicio innegable a los montisonenses y a toda su comarca.

 

juan buena 6

 

Mañana, 30 de julio, Ferretería Nadal cierra sus puertas, y Monzón perderá uno de los exponentes que han acompañado su historia en estos 100 últimos años desde que don Marcelino Nadal decidiera emprender y abrir un pequeño comercio.

 

Para los que piensan que hoy en día es difícil emprender, les animo a situarse en esos años 20, en esa época tan convulsa a nivel político y social, recién terminada la primera guerra mundial, con una situación política y económica en España muy inestable, e invertir todos tus ahorros en montar un pequeño negocio. ¡Eso sí que debía de ser toda una aventura!

 

juan buena 3

 

Así nació esta ferretería, en la Plaza Mayor de esta hermosa localidad oscense, con sus tornillos, su maquinaria industrial, su maquinaria agrícola, complementos para el jardín, accesorios para la construcción y empezó a ser un referente.

 

Así llegamos a los años 50, años de post-guerra en este país. José María, hijo de Don Marcelino, conoce a Pilar, una bilbaína de pura cepa, que había ido a Binéfar a visitar a su tío, el cual curiosamente, tenía también una ferretería.

 

Sobre Fotografias

 

Dicen que el amor todo lo puede, y tras varias visitas de Pilar a Binéfar con la excusa de “ira ver a su tío” y tras varios viajes de José María en vespa de Monzón a Bilbao (¿podéis imaginaros esos viajes en vespa y en esas carreteras y caminos?) la relación se fue consolidando hasta que deciden casarse en 1955 y la pareja se instala en tierras montisonenses.

 

Juan Buena 2

 

La incorporación de Pilar fue clave, porque decidieron apostar por incorporar a la ferretería una sección de “Regalos y Listas de Bodas” que fue toda una novedad para su época y que impulsó de manera definitiva el desarrollo del negocio y lo consolidó como un negocio referente en la comarca. Más de un “viajante” (como se llamaba antiguamente a los comerciales de las marcas) sufrió en sus carnes las habilidades negociadoras de esta bilbaína.

 

Tengo amigos comunes con esta familia, y siempre me han definido a José María y a Pilar con tres características: trabajadores, sentido de familia y buena gente. ¡Qué fantásticas cualidades para que le recuerden a uno!

 

Desde luego, es indiscutible la capacidad de trabajo asociada a este apellido porque un negocio no dura 100 años si no es debido al esfuerzo, al compromiso y a la dedicación de todos sus trabajadores.

 

 

Juan Buena 1

 

¿Y qué decir del sentido de familia? A la labor de llevar adelante un comercio, este matrimonio tuvo 7 hijos (José María, Begoña, Jesús, Pilar, Itziar, Juan y Ana). Aparte de los valores familiares y personales que les inculcaron, todos ellos fueron parte importante en el devenir y en el sentir de este negocio familiar, de tal manera que todos ellos llevan en su sangre el ADN de los ferreteros de toda la vida.

 

Y lo de buena gente lo puedo corroborar ampliamente. Conozco a Juan y es entrañable y se desvive cada vez que voy a Monzón. Le estaré eternamente agradecido por cómo apostó por mí la primera vez que me vio para hacer cursos y charlas en la Asociación de Comercio.

 

Papel de regalo0001 Papel de regalo0003

 

Juan, yo sé lo que has luchado por mantener abierto el negocio. Sé de tus desvelos, de tus preocupaciones, de todos los problemas que has tenido que afrontar para mantener vivo el comercio familiar.  Y quiero que sepas que eres un luchador, una persona con unos valores inquebrantables, una persona con unos principios firmes que te hacen ser una magnífica persona.

 

Me consta lo duro que ha sido tener que tomar esta decisión. Si ya de por sí es duro asumir el cierre de un comercio que uno ha abierto, aún más lo es cuando este negocio tiene tantos años y tanta historia. Pero Juan, sé que tu abuelo, tus padres y tus hermanos estarán orgullosos de cómo has defendido y velado por el negocio familiar.

 

Periodico premio 6000 euros 002

 

Aún recuerdo la primera vez que entré en Ferretería Nadal. Los muebles de madera, esa estantería interminable, con sus cajones pequeños en los que se puede dejar la mercancía más pequeña. Pero lo que nunca olvidaré fue el orgullo y la emoción con la que Juan me habló del negocio familiar y de la historia que se había vivido a lo largo de tantos y tantos años.

 

Por eso, hoy quiero mostrar mi máxima admiración hacia la familia Nadal y, en particular, hacia Juan, porque comercios como el suyo son parte vital de la vida de pueblos y ciudades.

 

Y a todos vosotros os animo a que mañana vayáis a Monzón, a Ferretería Nadal, para imbuiros de esos 100 años de historia, de esos 100 años vendiendo ilusión y felicidad.

 

juan buena 5