¡Qué malo es eso de que en un trabajo o en equipo deportivo o un grupo cultural o filantrópico te digan eso de que eres un “paquete”! Sin duda, es uno de los calificativos que puede hacer más daño a una persona, aunque como todo en la vida, según el tono de voz con el que se diga, puede ser un chascarrillo divertido que alimente el buen ambiente dentro de un grupo.

 

IMG_5708

 

Trabajar en equipo: 1

Comunica

 

¿Quieres trabajar en equipo? Pues si no comunicas lo vas a tener bastante complicado para que en tu equipo te valoren mínimamente.

 

Solo el que comunica se vuelve transparente para el resto de sus compañeros, y solo el que es transparente en sus exposiciones y en su manera de entender la vida genera confianza entre sus compañeros.

 

Y ya te adelanto un punto: sin confianza nunca podremos llegar a trabajar en equipo. ¡¡¡Nunca!!!

 

Comunicar implica decir de una manera abierta y sincera lo que se siente; comunicar implica aportar soluciones y opiniones cada vez que surge un problema o un dilema; comunicar implica no levantarte de una reunión con ganas de haber dicho algo que al final no te has atrevido a hacerlo.

 

Se nos olvida cuando estamos en equipo que somos seres sociales y que como tales, tenemos la obligación y el derecho de expresar, de aportar, de decir, de comunicar.

 

Así que deberíamos concluir, en este primer punto, que comunicar es una condición necesaria, aunque no suficiente, para trabajar en equipo.

 

IMG_5706

 

Trabajar en equipo: 2

Involúcrate

 

Al trabajar en equipo, es inevitable que surjan distintas opiniones respecto a cómo abordar un problema o que se abran debates en torno a cuáles pueden ser las soluciones más viables y efectivas a la hora de garantizar la estabilidad del equipo en el medio y largo plazo.

 

Intentemos visualizar esta situación que te planteo: en un grupo, alguien pide alternativas ante un problema que afecta de manera directa al trabajo de ese equipo. En ese instante, una persona del equipo aporta una idea. Quien modera la reunión solicita al resto de los participantes más opciones y lo que ocurre es que percibe cómo el todos apoyan, de manera unánime esa idea. ¿Qué conclusión se puede extraer?

 

Probablemente, un jefe novato podría concluir que esa idea aportada es excelente y que además cuenta con el apoyo claro y sincero del 100% de los integrantes, con lo cual habría que lanzarse a por todas.

 

En cambio, un jefe más experto, quizás sacara una segunda conclusión que no es otra que dentro de su equipo las personas tienden a evitar el conflicto porque se considera como algo negativo y la consecuencia directa es que, aparentemente se apoya una idea, cuando realmente lo que se quiere es evitar la confrontación de ideas y de posiciones.

 

Trabajar en equipo implica que cada uno aporte su punto de vista ante cualquier dilema o debate que se abra dentro del equipo. Un grupo se enriquece desde la diversidad de opiniones, un grupo crece cuando cada uno aporta su visión y sincera y un grupo se consolida cuando, después de haber realizado este proceso de debate, todos van luego a una con la decisión tomada.

 

Trabajar en equipo implica ser sincero, aportar, involucrarse y mostrar de manera abierta tus sensaciones, tus emociones (por supuesto, de una forma controlada) y tus razonamientos.

 

IMG_5703

 

Trabajar en equipo: 3

Compromiso

 

Permíteme que te formule unas preguntas: ¿estás orgulloso de pertenecer a la empresa en la que trabajas? ¿Tienes orgullo de pertenencia a tu grupo de referencia? ¿Sientes los “colores” de tu organización?

 

Hoy quiero afirmar de manera rotunda y vehemente que el compromiso y el rendimiento dentro de un equipo están directamente correlacionados. O en otras palabras: no esperes mucho rendimiento de tus compañeros de equipo si observas que su nivel de compromiso no es alto.

 

¿Cuándo surge compromiso en un equipo? Cuando la diferencia entre lo que yo creo que doy y lo que yo creo que recibo es mínima. Ni más, ni menos.

 

¿Crees que lo que tú estás aportando al equipo es bastante superior a lo que crees que recibes? Si éste es tu caso, probablemente dentro de poco empezarás a sentir que te gusta menos eso de trabajar en equipo o, en concreto, empezarás a notar que ya no estás tan cómodo en ese equipo.

 

Trabajar en equipo implica dar todo; trabajar en equipo significa no rebajar esfuerzos; trabajar en equipo está asociado a que tu cuerpo y tu mente estén al 100% durante el 100% del tiempo. Lo contrario es engañarte a ti mismo y engañar a tu equipo.

 

IMG_5705

 

Trabajar en equipo: 4

Responsabilízate

 

¿Tú confiarías de manera clara en una persona de tu equipo que nunca admite sus errores? ¿Confiarías en alguien que cada vez que surge un problema en un equipo buscan la responsabilidad en otros departamentos o personas y nunca asumen la suya propia?

 

Trabajar en equipo implica actuar, hacer, realizar, desarrollar, opinar, trabajar, construir, fabricar, implantar, implementar… Y todos estos verbos tienen algo en común: el que hace, realiza, desarrolla, opina, trabajar, construye, fabrica, implanta e implementa puede cometer errores.

 

Incurrir en errores es algo lógico y normal cuando uno se involucra en proyectos que nunca antes habíamos realizado. Cometer errores as algo habitual dentro de un equipo. Pero es evidente que el cómo se asumen esos errores condiciona el futuro de ese equipo.

 

Trabajar en equipo implica asumir que te puedes haber equivocado; trabajar en equipo va asociado a que uno no siempre aporta el 100% de los mejores resultados; trabajar en equipo ya lleva implícito el que nadie es perfecto.

 

Por eso, una de las recomendaciones más habituales a la hora de trabajar en equipo es que cada cual mire dentro de sí el origen de algunos de los errores, y si todos los miembros del equipo hacen esto, no hará falta que nadie revise el trabajo de los demás.

 

Como decía la Madre Teresa de Calculta, el mundo estaría limpio si cada uno se dedicara a barrer la puerta de su casa.

 

IMG_5698

 

Trabajar en equipo: 5

Equipo

 

Es lógico pensar que una persona obtiene unos desarrollos extraordinarios cuando se dedica a trabajar en equipo. Está claramente demostrado en infinidad de trabajos que una persona cuando trabaja en un grupo detecta y desarrolla unos talentos que difícilmente hubiera descubierto de manera individual.

 

Trabajar en equipo nos permite aprender de otros mediante observación y modelado de esas buenas prácticas; trabajar en equipo es vital a la hora de no venirse abajo ante los fracasos porque sientes el apoyo y la confianza de tus compañeros que te apoyan y te alientan en la consecución de los retos planteados.

 

Pero más allá de esos objetivos y retos individuales, está el hecho de que conseguir objetivos grupales, de equipo, debe ser la auténtica razón de ese equipo. Los intereses individuales siempre deben estar supeditados a los objetivos del equipo, porque de poco valdría tener éxitos individuales si éstos no vienen aderezados con el “sabor” del éxito grupal.

 

Así que pongámonos manos a la obra, valoremos la opción de trabajar en equipo como la mejor y las más válida, y no seamos un “paquete”

 

IMG_5714