Como muchos de vosotros sabéis, este año estoy compatibilizando dos proyectos empresariales: el que es mi razón de ser laboral desde hace más de 7 años (Huertas Consulting) y otro más reciente, que ha surgido este año 2017 y con el que estoy promoviendo grupos de networking por toda España (Pymes Networking España).

 

2017-7

 

La verdad es que están siendo unos meses muy intensos de trabajo y de actividad, ya que año tras año son más las empresas que confían en mí para impartir cursos a sus empleados. Y, a esto, hay que sumar el esfuerzo y el trabajo que supone lanzar un proyecto empresarial nuevo y más aún, cuando la visión de este negocio ha nacido con una clara expectativa nacional.

Es apasionante lanzar un proyecto y ver cómo te equivocas y tienes que modificar aspectos que no funcionan. Es duro ir ofreciendo el proyecto a muchas empresas con la esperanza de que quieran adherirse a esta manera de entender el networking y que te digan que no. Y es genial cuando ves que las empresas responden de manera positiva a este proyecto y se unen de manera incondicional.

 

2017-35

 

Están siendo meses de reuniones individuales con decenas de personas para explicarles los detalles de esta aventura empresarial; están siendo meses de presentaciones por diversas ciudades con toda la dedicación que te requieren estos eventos para conseguir una buena convocatoria y que asistan el mayor número de empresas posibles; están siendo meses de hacer muchos kilómetros por la geografía nacional (a los que hay que sumar los que ya hago con mis cursos y mis labores de consultoría); están siendo meses de idear y pergeñar nuevas acciones para el futuro que consigan la atención de la red de empresas.

¡Pues bien! Con muchas de las personas que conozco y que me cruzo en la calle con ellas y charlamos un rato, la frase de moda de este año es…. ¡Jo, te tienes que estar forrando con esto de las “pymes”!.

Es evidente que muchas de estas personas lo dicen con guasa pero os puedo garantizar que una buena parte de ellos lo dicen totalmente convencidos.

 

2017-113

 

Y después de llevar varios meses esta frase, que se ha convertido en una especie de “mantra”, he llegado a las siguientes reflexiones:

  1. Algunas personas no perciben todo el trabajo y el esfuerzo que hay detrás de cada proyecto, y más aún cuando ese proyecto es nuevo y parte de cero. Esas personas prefieren quedarse con el (aparente) éxito y obviar la parte fea de los resultados.
  2. Algunas personas, bastantes me atrevería a decir, ignoran que cuando uno arranca un nuevo proyecto hay que invertir y gastar antes de conseguir esos ansiados beneficios.
  3. Algunas personas, más de las que podría imaginar, tienden a magnificar y sobrevalorar lo que ocurre en las redes sociales.
  4. Algunas personas no saben que, en muchas ocasiones, un fracaso es una condición necesaria para que algún día se llegue a resultados positivos.
  5. Y todo esto para que, al final, sean muchas las personas (muchísimas) que se alegran de cada nueva buena noticia que comparto en redes sociales. Y a todas estas personas les diré que seguiré compartiendo, porque dicen que las penas compartidas pesan la mitad y las alegrías compartidas se saborean el doble.

 

IMG_9092