En este año 2018 que estamos iniciando, afirmo de manera rotunda y clara que yo también quiero la independencia.

 

 

Quiero la independencia de todas aquellas personas que te contaminan con sus emociones y sentimientos tóxicos y que lo único que pretenden es absorber tus energías y vivir como si fueran un parásito.

Quiero la independencia de todas aquellas personas que no te mandan nunca un mensaje ni un mail y que por supuesto nunca te llaman por teléfono para ver qué tal te van las cosas, y que siempre que recurren a ti sabes de sobra que va a ser para pedirte algo o para ver de qué manera se pueden aprovechar de ti.

Quiero la independencia de todas aquellas personas que salen a la calle con una mueca de tristeza y de amargura permanente y que intentan por todos los medios convencerte de que el mundo es algo atroz y lleno de penumbras y oscuridad.

 

 

Quiero la independencia de todas aquellas personas que cada vez que les dices que vas a intentar algo nuevo te dicen que es una locura y que lo más seguro es que fracases y cuando ven que no te la has pegado, y que incluso tienes tus pequeños éxitos, te dicen eso de “ya sabía yo que triunfarías”.

Quiero la independencia de todas aquellas personas que solo te llaman para contarte sus problemas y que esperan a que tú les aportes la solución porque es más fácil no pensar y esperar a que otro te aporte la respuesta.

Quiero la independencia de todas aquellas personas que nunca vienen de cara y te dicen de manera sincera lo que quieren, lo que necesitan y lo que anhelan.

Quiero la independencia de todas aquellas personas que recurren al halago fácil y que solo te dicen lo maravilloso que eres, en vez de decirte su opinión sincera.

Quiero la independencia de todas aquellas personas que han perdido la capacidad de ilusionarse por el futuro, por eso que aún no sabemos que ocurrirá y que se centran en decirte lo bueno que fue su pasado.

 

 

Quiero la independencia de todas aquellas personas que se creen el centro del mundo y que creen que todos deberíamos estar atentos a lo que les ocurre.

Quiero la independencia de todas aquellas personas que no viven la vida con pasión. Quiero la independencia de las personas que no sean auténticas.