¡Pues no! Resulta que las empresas españolas, las grandes empresas, las pymes y las micropymes parece que no han aprendido nada durante esta crisis que se ha acabado o que más bien parece que se está acabando.

Recuerdo cómo las empresas de nuestro país, allá por los años 2002-2006 apostaban por esos programas de retención y desarrollo del talento.

Todas las organizaciones se centraban en retener a esos empleados que parecía que era clave en el desarrollo de la empresa. Frases como la de Bill Gates, en la que afirmaba que habían detectado a las 20 personas que si se fueran se hundiría Microsoft fueron como un mantra para muchos departamentos de Recursos Humanos.

 

board-953157_640

 

Tal era la situación de esos años, que cada vez que se iba un buen empleado, de ésos valorados y reconocidos en la empresa, saltaban todas las alarmas y se sufría hasta que se encontraba a alguien que pudiera cubrir lo que antes hacía ese trabajador.

Y solo había una manera de hacer eso: ¡¡¡PAGANDO UNOS SALARIOS ALTÍSIMOS!!!

¡Sí! Has escuchado bien. Aunque hoy en día los salarios no están en su punto más alto, hubo un tiempo en el que los sueldos en España eran más que dignos.

Pues bien. ¿Qué ha ocurrido durante estos años que han transcurrido desde el 2008 al 2017? Hemos atravesado una de las peores crisis que se recuerdan, por la crudeza de sus efectos y, sobre todo, porque ha sido una crisis global que ha afectado a todos los puntos de este planeta.

¿Y las empresas españolas han seguido durante estos años con esos programas de detección, retención, desarrollo y atracción de talento?

No han sido pocas las empresas que se han olvidado que durante estos años penosos había que seguir cultivando el talento y que cuando haces esto es mucho más difícil que haya fuga del personal más valioso.

Observo en los últimos tiempos cómo las empresas están a la búsqueda de esos perfiles de trabajadores que diferencian a una organización de la otra. Porque, que no se nos olvide: los procesos, los procedimientos, los sistemas de gestión, los precios, los productos y los servicios son claves para diferenciarnos, pero siempre…

LA GRAN VENTAJA COMPETITIVA DE LAS EMPRESAS SERÁ SU CAPITAL HUMANO.

¡¡¡LAS PERSONAS!!!

 

hiring-1977803_640

 

Y quizás parezca una ironía hablar de ausencia de talento y que haya puestos de trabajo en las empresas en un país en el que hay más 4 millones de desempleados pero es evidente que hay puestos en las empresas que hoy en día no se están cubriendo por falta de perfiles profesionales que cubran dignamente las funciones y responsabilidades asociadas.

Sin duda, a nivel educativo hay un reto por delante para formar  a las nuevas generaciones en esas nuevas profesiones que se avecinan y también es lógico pensar que habrá que hacer una auténtica labor de reciclaje de esos profesionales que hoy en día están en desempleo pero que no encuentran un trabajo por falta de capacitación.

Pero el reto más urgente al que se enfrentan las empresas es, principalmente, indagar fórmulas que ayuden a desarrollar el talento entre sus trabajadores, a potenciarlo y a conseguir fidelizar a los trabajadores de talento. 

Y todo esto sin olvidar un último detalle: EL TALENTO GENERA MÁS TALENTO DE FUTURO.