#1 ¿Se puede triunfar en un negocio sin ser emprendedor?

¡¡¡Por supuesto que sí!!!

Hay negocios que tienen éxito porque abrieron en el momento oportuno y en el lugar adecuado. Aún recuerdo hace cuatro años como un joven emprendedor de Barakaldo, que había abierto un negocio de multiservicios, me dijo con total transparencia que él era un auténtico desastre como emprendedor y que si su empresa funcionaba a las mil maravillas es porque lo había abierto en el mejor lugar que se podía abrir y que si no estuviera en ese sitio en concreto, su negocio sería un desastre.

 

business-1647152_640

 

#2 ¿Ser emprendedor es lo mismo que ser empresario?

¡No! Un no rotundo.

Tenemos muchas veces la tendencia a pensar que quien triunfa abriendo un negocio o proyectando una nueva empresa será un buen gerente de esa organización.

Nada más lejos de la realidad. Hay innumerables casos de personas que son fantásticas emprendiendo, generando nuevos negocios y oportunidades y, en cambio, son un fracaso como gestores empresariales.

En algunos casos es por falta de formación empresarial, fiscal y laboral; en otros es porque les faltan habilidades de comunicación y emocionales que serán básicas en el día a día de una empresa (en especial, cuando gestionamos personas); y no son pocos los casos en que fantásticos emprendedores son pésimos empresarios, básicamente porque no les motiva esta tarea y lo que realmente les supone un estímulo es innovar y crear.

 

#3 ¿Un buen emprendedor puede fracasar en su proyecto?

Todos los que alguna vez hemos emprendido un proyecto empresarial sabemos que la receta del éxito es fácil:

 

TRABAJO + ESFUERZO + PERSEVERANCIA + ILUSIÓN + PLANIFICACIÓN

¿Solo eso? Pues no. Aún añadiría que todos los emprendedores de éxito tienen su pequeño “aderezo” de SUERTE. ¡¡¡Sí!!! Has escuchado bien: SUERTE.

Que la suerte se construye y se busca es algo obvio; que no debemos confundir entre suerte y azar, también es algo evidente. Pero desengáñate: la suerte, la buena y la mala suerte, tiene su pequeño papel en tu devenir. Estar preparado para saber enfrentarte a estas rachas de buena y mala suerte es fundamental para generar un negocio consolidado de futuro.

 

#4 ¿En el siglo XXI se puede emprender sin abrir una startup?

Que Internet se ha convertido en un compañero de viaje ineludible en el mundo de los emprendedores  es una realidad incontestable. Que las redes sociales pueden ser un fantástico altavoz de lo que haces y llegar a rincones del mundo que ni te imaginabas que existían es otro hecho cierto.

Ahora bien, ¿por qué no valoramos a esa persona que en este siglo XXI decide abrir una pequeña tienda de calzado? ¿Por qué parece que hoy en día solo existe el Big-Data y las startups?

Es cierto que abrir una tienda de zapatos en el año 2017 no puede hacerse con los mismos criterios que cuando se abría en 1995, pero no seamos simplistas, y entendamos que para ser emprendedor hay todo un abanico de oportunidades esperando ahí afuera, más allá de las startups.

dream-2302696_640

 

#5 ¿Es tan grave no cumplir tu sueño de emprendedor?

Estoy un poco harto de ver cómo algunos de mis colegas, basándose en esa frase de que hay que intentar todo porque el fracaso es no haberlo intentado, “empujan” a muchas personas a los mayores fracasos de su vida.

Si añadimos que abrir un negocio implica invertir tiempo, esfuerzo, ilusión…. y DINERO, el fracaso se puede convertir en EL FRACASO DE TU VIDA.

Podría hablar de decenas de casos de emprendedores a los que he conocido que no han vuelto a levantar cabeza después de un fracaso empresarial, entre otras cosas porque tienen su vida hipotecada en lo económico.

Así que, de verdad, si alguna vez te encuentras con  un coach o con un amigo que te dice eso de que “el fracaso sería no intentarlo”, dile que si quiere aportar el 50% del capital necesario para abrir el negocio y, en ese caso, si la repuesta es positiva, ya tendrías un punto importante para ilusionarte con ese éxito futuro.