Hoy me apetece compartir un post de esos que no son largos en su contenido pero que espero que genere un punto de reflexión en todo aquél que lo lea y que invite a replantearse algunas de nuestras maneras de actuar y comportarnos.

En este blog me quiero centrar en esa falta de coherencia que nos acompaña en nuestro día a día, cuando observamos la enorme diferencia que hay entre lo que creemos que somos y lo que realmente somos, entre lo que pensamos que hacemos y lo que finalmente hacemos.

 

number-437928_640

 

Por eso, quiero lanzar 10 preguntas que inviten a pensar.

  1. ¿Qué ocurriría si aplicáramos en nosotros mismos la mitad de los consejos que nos atrevemos a dar a los que nos rodean?
  2. ¿Qué pasaría si tuviéramos con los demás la mitad de la empatía que solicitamos diariamente que tengan con nosotros?
  3. ¿Qué sucedería si la mitad del tiempo que dedicamos a hablar la empleáramos en escuchar lo que nos dicen los demás?
  4. ¿Qué ocurriría si hiciéramos realmente la mitad de las buenas acciones que contamos a los demás que hacemos?
  5. ¿Qué pasaría si empleáramos la mitad del tiempo que dedicamos en analizar lo que hacen los demás en analizarnos a nosotros mismos?
  6. ¿Qué sucedería si utilizáramos la mitad del tiempo que invertimos en enjuiciar lo que hacen los demás en enjuiciarnos a nosotros mismos?
  7. ¿Qué pasaría si realizáramos la mitad de las cosas que realmente nos apetecería realizar?
  8. ¿Qué sucedería si empleáramos la mitad del tiempo que usamos en dar clases a los demás en asistir a esas clases como alumnos?
  9. ¿Qué ocurriría si empleáramos la mitad del tiempo que invertimos en arreglar nuestros errores en planificar y preparar lo que tenemos que hacer?
  10. ¿Qué pasaría si dedicáramos a las personas que realmente son importantes para nosotros la mitad del tiempo que les aportamos a personas que nos dan igual?

¿Qué pasaría si cambiáramos en la manera de proceder solo en la mitad de estas preguntas?

adaptation-823401_640